Erika Ramírez

Soprano

Erika Ramírez

Erika Ramírez

Erika Ramírez Portocarrero es Soprano en Ópera En Castellano.

«Erika Ramirez, el poder de una voz.

Ella recuerda con meridiana claridad el momento en que el destino la impulso a descubrir el prodigio de su voz. Recuerda con exactitud lo sucedido en ese instante; sin embargo, no parece tener demasiado ordenadas las memorias de esa montaña rusa que suele ser la vida de una cantante lirica, en un país en el que las oportunidades no abundan.

– Yo estudiaba flauta, es mas, tocaba flauta. Esa era mi vida. Yo tenía algunos años tocando flauta y estaba segura que me convertiría en flautista profesional, entonces, en el segundo año de la carrera, nos quedamos sin profesor de flauta. Un mal día, la profesora se fue, los que estábamos estudiando flauta nos quedamos con el futuro en negro – cuenta sonreída.


Entonces, Erika Ramirez, que había cantado en algunos coros y sabía que tenía una voz armónica, bonita, intento cantar. Fue su epifanía.


– Descubrí que yo trabajaba con un instrumento que no tenia vida a menos de que yo lo sostuviera en mis manos, soplara en él; el aliento de vida de ese instrumento venia de mi, si no lo hacía yo, ese instrumento no tenia vida; entonces, descubrir que de pronto el instrumento era yo, estaba dentro de mí, transformo mi vida. Puedo jurar que me convertí en otra persona.

Me convertí en cantante – dice, y todavía sus ojos se abren en una mueca de increíble sorpresa, como si no pudiera creérselo, tal vez por lo bien que le ha ido.


Solo bastaron dos semanas para que esta guapa merideña, morena, de linda figura y cabellera ensortijada, que no desarrolla todavía aires de diva, aunque bien podría, estuviera inscrita en la especialidad Canto Lirico de la Escuela de Música de la Universidad de Los Andes de donde egresó con honores.

Así empezó la andadura de quien es hoy una de las voces más potentes del escenario lirico nacional, en Mérida, donde fue tutoreada por el reconocido barítono y maestro William Alvarado para luego recibir clases con las maestras Sara Caterina e Isabel Palacios, quienes dieron paso a las clases de perfeccionamiento vocal, estilo e interpretación de la afamada soprano María Rosa Carando en Barcelona, España y algunas clases magistrales dictadas por René Morlock, mezzosoprano de la Academia Bach de Stuttgart y Montserrat Caballé en Zaragoza, de quien guarda un recuerdo cargado de afecto.

Su extenso currículo formativo incluye también a la soprano Madalit Llamazares y el Conservatorio Reina Sofía de Madrid. 


Han pasado unos ocho años, ella no esta tan segura, pues se le han hecho muy cortos – no son tantos – asegura riéndose y es posible que tenga razón; pero, aunque cortos, han sido intensos.

Invitada por la Capella Monteverdi de Mérida, la Orquesta de Cámara de la ULA y la Orquesta Sinfónica de Mérida, con quienes ha actuado como solista en repetidas oportunidades, al igual que con las Sinfónicas de Carabobo, Maracaibo y La Simón Bolívar de Caracas, Erika Ramirez se ha probado con todo, desde José Ángel Lamas, hasta Johann Sebastian Bach, pasando por Carl Orff y Beethoven, nuestra invitada especial se labra a pulso un lugar en el mundo, pequeño y competido, de la música lirica.

Ocasiones no le han faltado, ha cantado en el Festival Sacro de Segorbe, en la Sala de Conciertos del Estudi de Musica Angels Casals y en la Basílica San Gaetano e Michele de Florencia, donde estrenó su versión de la Cantata 51 para soprano y trompeta de Bach. Su corta carrera ha contado, además, con la batuta de los César Iván Lara, Angelo Pagliuca, Juan Bautista Sampayo, ChristopheTalmont, Alfredo Rugeles, David Shilkret o Johan Schumacher, entre otros.


Su ultimo logro es también una aventura magnifica: Acaba de ser seleccionada por un jurado, entre quienes se encontraban miembros destacados del Metropolitan Opera House de NY, para disfrutar de una de las becas de estudios más importantes del mundo musical: La maestría en Actuación y Técnica Vocal de la Universidad de Kentucky, para la cual se habían reservado 21 cupos que deberían ser adjudicados entre más de 200 aspirantes; Erika consiguió quedar entre los primeros diez.


– Me voy en Enero, quiero prepararme bien y aprovechar estos meses para hacer música aquí, con mis amigos, en proyectos divertidos. Quiero estudiar un poco más y estar segura a la hora de irme a estudiar la maestría. Además, volver a cantar la 51 de Bach en la capilla que restauró mi papá, es una de las alegrías que se irá conmigo – confiesa al tiempo que asegura sentir una cosa muy especial por esa cantata que tanto conoce. 


Pues bien, esa cosa especial, será el regalo de Erika este miércoles 3 y Jueves 4 de agosto, para quienes se acerquen a vivir el privilegio de escucharla haciendo, no solo la Cantata 51, sino algunas arias más del maestro de maestros, Johann Sebastian Bach. Será a las 6:30 de la tarde en la Capilla del Corazón de Jesús. 


Para nosotros es un lujo. Un lujo porque es la ocasión de trabajar con amigos y eso se agradece siempre; pero, también porque es la ocasión de escuchar una voz portentosa que conoce las particularidades del repertorio barroco.

Poco más podemos pedir. O si, que esos dos años pasen volando y siempre tengamos la oportunidad de tenerla de vuelta para vivir cerca de ella el entusiasmo contagioso de sus ojos encandilados por el reto y de su exacta pasión por lo que hace, la misma de nosotros.»

Entrevista por Atrezzo Producciones. (30 de julio 2016)

 

Detalles de Perfíl
Redes Sociales

Dejar Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.